Cuidado de la Piel

Di SÍ a una limpieza total

18 de Septiembre de 2019
La limpieza facial es sin duda el paso más importante de cualquier rutina de cuidado. Con una piel limpia de impurezas lograremos que los productos dermocosméticos resulten más eficaces. ¿Por qué? La respuesta es clara: una piel con impurezas, dificulta la penetración del producto. Por eso, necesitamos una limpieza detox que libere la piel de las toxinas acumuladas a lo largo del día.
 
¡Cuida tu piel siempre!
Sabemos que a veces da pereza, pero hay que limpiar la piel a diario, independientemente de si nos maquillamos o no. Tenemos que ver la limpieza facial como un hábito; así como te lavas las manos antes de comer, tienes que limpiarte el rostro al despertarte y antes de acostarte.

La limpieza matinal elimina los restos de las cremas que aplicamos la noche anterior y el exceso de sebo que se produce de forma natural por la noche. La limpieza nocturna se deshace de los restos de maquillaje y suciedad que se acumulan en la piel a lo largo del día.

Además de la vida urbana estresante y contaminada, hay otros elementos que pueden afectar al buen estado de la piel. Por ejemplo; los cambios hormonales, más habituales entre las mujeres, se reflejan en el rostro. El mecanismo natural de renovación de la piel también deja su huella con las conocidas células muertas. Así pues, todos debemos limpiar la piel del rostro a diario, independientemente de nuestro estilo de vida, como primer paso para lograr que esté bella y sana.
 
Tus imprescindibles de limpieza
Los productos que usemos para la limpieza facial deben tener una serie de características:
  • Ser afines a nuestro tipo de piel
  • Que no dañen la capa lipídica
  • Que sean respetuosos con el pH
  • Capaces de mantener la flora cutánea
Estos son los requisitos básicos, pero para acertar plenamente debemos elegir el limpiador en función de nuestro tipo de piel. Es importante que un especialista de la piel de confianza nos aconseje. Él sabrá decirnos qué tipo de piel tenemos y cómo debemos cuidarla. Sin duda, nos recomendará los productos dermocosméticos más adecuados según nuestras necesidades.
Los productos de limpieza facial tienen una fórmula galénica u otra dependiendo de su afinidad por cada tipo de piel.

Pieles mixtas o grasas:
  • Gel
  • Espuma

Pieles sensibles y secas:
  • Agua micelar
  • Leche

Agua micelar
Son soluciones acuosas en cuyo interior se encuentran las micelas. De tamaño microscópico, actúan emulsionando y disolviendo la suciedad y la grasa de la piel. Las aguas micelares se arrastran con un algodón y tienen una ventaja respecto al resto; no es necesario el aclarado.

Las pieles secas y sensibles pueden usarlas como limpiador y desmaquillante. Las pieles mixtas y grasas, en cambio, pueden usarlas como desmaquillantes. ¿Has probado ya HD DETOXIFIER Agua Micelar? Está indicada en todo tipo de pieles, especialmente sensibles y reactivas. Ejerce una limpieza en profundidad y, además, hidrata y protege la piel.
 
Espuma
A diferencia de las aguas micelares, que contienen micelas, las espumas suelen estar formuladas con tensioactivos, que emulsionan la suciedad y la grasa con el agua. Permiten una dosificación muy cómoda y una limpieza suave.

Su uso como limpiador es recomendable en las pieles grasas y mixtas. Necesitan aclarado, pero a cambio proporcionan frescor.
Recomendamos HD DETOXIFIER Espuma especialmente para pieles grasas y con tendencia acneica. Limpia el rostro, cuello y escote de las impurezas que se acumulan por la contaminación.
 
Activos 100% limpiadores
Además de la textura, debemos fijarnos en que los activos que incorporan los llimpiadores sean específicos. ¿Cuáles son los más eficaces?
+ Detoxificador celular: activa los procesos de reciclaje de la célula. Suaviza la piel. Ayuda a la célula a eliminar toxinas e impurezas. Restaura la luminosidad natural de las pieles cansadas y con toxinas. Evita las manchas asociadas a la edad.
+ Complejo de saponinas: Sistema limpiador y calmante gracias al contenido en flavonoides.
+ Hoja de Rúcula: Precursor del glutatión en las células con acción antioxidante y detoxificante.
+ Extracto de Nenúfar: Disminuye la concentración de los factores de inflamación y mejora la microcirculación cutánea.
+ Thermus thermophilus: Protege la estructura celular de daños causados por agentes externos incrementando la producción de ceramidas naturales de la piel.

Si elegimos el limpiador facial que mejor se adapte a nuestras necesidades, lograremos una limpieza facial completa que nos proporcione una piel limpia y suave.